martes, 4 de mayo de 2010

La banda del capitan veneno



presentación la banda del capitan veneno

Dicen que pueblo que canta,
pueblo que espanta sus males,
por eso a Cádiz le salen
los males por la garganta.
Y así nunca se atraganta, ay!
con sus pecados mortales
y al llegar los carnavales
mi pueblo hace una banda.
Banda sin más generales
que sus mil chirigoteros.
Los capitanes veneno,
venenos de nuestra sangre.
Veneno que de la mano
atrapa los corazones
y los convierte en pasiones,
orgullos del gaditano.
Dicen que pueblo que canta,
pueblo que espanta sus males,
por eso a Cádiz le sale
los males por la garganta,
y hace una banda,
que es esta banda de carnavales.
Capitán, corazón,
corazón, capitán.
¡Ay, veneno!
Me robastes el alma
y rebujaste en mi piel
lo malo con lo bueno.
Y conseguiste al final
que loco me enamorara
de una mujer especial.
Que en casa la llamaban Cádiz
y en la calle la llamaban
¡ay!, la Tacita de Plata.
Tú me elegiste a la suerte y yo también,
maldita fueron las ganas de los dos.
Que por tu culpa ya no sé lo que es el bien
y no distingo los cariños del dolor,
¡ay! pero ya,
como estoy preso en la cárcel de tu amor
y este veneno que tengo es inmortal,
no voy a quedarme si ti por carnaval.
no voy a quedarme si ti por carnaval.
no voy a quedarme si ti por carnaval.




1er pasodoble la banda del capitan veneno preliminares

Si caminito del Falla, el corazón te palpita,
de esa manera canalla que rompe y estalla igual que un cañón,
es que mil cosas bonitas van a pasarte esta noche,
sentirás que por fin a tu puerta otra vez han llamado los dioses.
Te lo digo paisano porque yo viví una noche de esas,
no quedaban más gritos que el de nuestras manos llamando a la suerte
ni más miedo que ver como a cada mujer le temblaban las piernas.

Abra ese telón que la función ya no se puede alargar más,
que ya no queda libre un palco ni un rincón
que está acabando con nosotros la final,
Abra ese telón que el corazón me está volviendo a palpitar
que no me acuerdo ya de la presentación
ni de los dos cuples que vamos a cantar.
Y entre las negras y calientes bambalinas,
cuando gritan campeones, por quince los corazones sus latidos multiplican,
y mira si lo que te acabo de contar fue más bonito y más tremendo
que ganar esa final, y más divino y celestial, ¡ay! querídisimo paisano,
que loquito de envidia, hasta Dios esa noche
volvió a hacerse hombre por ser gaditano.



2do pasodoble la banda del capitan veneno preliminares


Si hay un "hisno" precioso
ese es el "hisno" de España.
A mi me pone pitoso
cuando gana Alonso
o Rafa Nadal.
Pero el "poblema" del "hisno"
es que está chungo de letra.
Yo se la voy a poner
por España y olé, hoy me siento un poeta.
Viva España y Manolo Escobar, viva el Rey y Juan Luis Zapatero.
Viva la selección española de fútbol y la de waterpolo.
Viva la piel del toro, Felipe II y el Carlos III.
Viva esta nación,
porque nación es más patriota que país,
y viva Ávila que tiene un chuletón
que no me lo como ni yo ni el Paquirrín.
Viva su mujer,
de Raquel Bollo hasta Agustina de Aragón,
y si tuviéramos a Portugal también,
entonces si sería un pedazo selección.
Y aunque en el norte nos den caña
y renieguen de españoles,
pa llevarse subvenciones
son los mejores de España.
El "hisno" acaba aquí,
no se si le gustó.
La letra "ha hecho" regular
pero la otra era peor.
No me saló del corazón
pero es que quiero que sepáis
que con el corazón
sólo canto a la única patria que tengo,
y mi patria es Cai.



1er pasodoble la banda del capitan veneno cuartos de final


La soledad es testigo
de mis castigos y glorias
primera de mis amigos
la llevo conmigo igual que una más.
La soledad me hace libre,
la soledad no me engaña.
Cuando el mundo se va
soledad es la última que me acompaña.
Es la única hermana que vence a la puesta de sol cada tarde,
la presunta culpable del amanecer sólo ante mi ventana,
la que llena mi cama de amores y niños, de abuelas y padres.
Ay mi soledad,
a nadie nunca como a ti le he sido fiel,
a lo mejor te llevo un día ante altar
porque en verdad quiero a tu vera envejecer.
Ay mi soledad,
hemos cruzado tantas ciénagas los dos,
tantos secretos que no podemos contar,
tantas palabras que dirían que es amor.
Ay soledad que a tu manera subes y me das la mano
y así los dos caminamos juntos por la carretera.
Ay soledad pa mi que yo soy un varón
y tu silueta de mujer tiene deseo embriagador
de otras mujeres que ya no me inspiraran estas canciones.
Aunque muera contigo por dios soledad solamente te pido...
que no me abandones.




( A partir del minuto 2:25 )

2do pasodoble la banda del capitan veneno cuartos de final


El carnaval es veneno pero el veneno que lleva
lo mismo engancha por bueno que el dia que menos
me empieza a matar y con 20 carnavales ee
apuñaladas y palos ya no puedo callar que en
este carnaval hay veneno del malo yo de niño escuchaba
las coplas sagradas de mis carnavales que tenia el reloj
con la radio encendia bajo la almoada y al dormir me soñaba
que al fin era yo quien llegara a cantarle
y el niño crecio y un dia el sueño se hizo realidad
pero igual tambien igual de pronto aparecio
tanto veneno que no me imagené jamas esto es carnaval
una de mafias en las sombras y en el sol dinero y premios
fama envidia y manidad y prensa y clan manipulando a la afición
y tantos como ayer cantaban eran amigos y hermanos hoy ya no
se dan la mano ni se miran a la cara este veneno que borró el carnaval
yo ya no lo quiero pa mi porque es como una enfermedad y si no la puedo curar
antes de irme envenenado y me quiten las ganas prefiero
volver como un niño a la cama y seguir soñando



1er pasodoble la banda del capitan veneno semifinales


Yo perdoné a las mujeres
desde mi raza de hombre,
ellas cumplieron deberes,
amores y bienes, por su libertad.
Yo perdoné a más de una que,
me echó veneno en el alma,
tuve que perdonar
para que el temporal me llevara a la calma.
Perdoné a la hembra
que amaba al varón por costumbres y leyes,
y a la madre de Dios
por haber camelado al Espíritu Santo.
Si yo fuera mujer,
para un Dios al nacer, me rifaba a los reyes.
Y perdonaré,
a la mujer que cargó a cuestas con su cruz,
desde la gran ramera de Jerusalén,
hasta la que hizo de su vida esclavitud.
Y perdonaré,
a la que un día abrió su ira contra mí,
a la mujer que condenó a otra mujer,
¡y hasta a mi madre por parirme tan así!.
Perdono a la mujer que presa
del desprecio y malos tratos,
defendió de un arrebato su violencia con violencia.
Pero a aquella mujer que tanto presumió
de ser la madre de unos hijos que después utilizó,
para vengar el desamor del que ella quiso como padre.
Es la única vez,
que yo a una mujer,
aunque quiera no sé..
cómo perdonarle.



2do pasodoble la banda del capitan veneno semifinales

Oiga señor presidente
Lea atentamente esta carta
Soy un plebeyo decente,
Un obrero corriente y soy además
Un ciudadano del mundo ,
un hombre cosmopolita
Pero entiéndame bien
Para mi el mundo es mi plateada tacita.
No se vaya a ofender
pero yo se que a usted si lo hubieran parido
En un callejuela de un barrio cualquiera
de mi chica patria
Entonces por supuesto que entendía
esto que ahora le pido.
No me deje ir
lejos de aquí para tener que trabajar
porque el trabajo es solo un medio de vivir
Y sin mi tierra yo no viviré jamás.
No me deje ir
y a cambio de lo que le pido ahórrese
2500 por mi hijo para mi
Y los 600 de un futuro bachiller
Y ahórrese el medio recibo
de alquiler de un piso viejo
que si tengo que irme lejos
pa que quiero en el que vivo
Si no lo entiende bien
Se lo diré mejor
guárdese todas sus limosnas
dentro de su pantalón
respóndale su condición
y de trabajo en la tacita
que si tengo que irme
lo que yo más quiero señor zapatero
también me lo quita.



1er pasodoble la banda del capitan veneno final

Cuando los ojos abría
con dieciséis primaveras
yo ya en el fondo sabía
que no estudiaría carreras ni na.
Carreras las que me daba
para amarrarme las botas
antes que mi mama
preguntara que cuando me daban las notas.
Luego iba a mirar
el termómetro 0 de mis sentimientos,
la mochila estallaba de apuntes y libros malditas las ganas,
voy tan solo pa. Ver si esa niña me quiere como yo la quiero.
A clase de inglés,
fui solamente para decirle "you me love"
a religión no fui con ella entiéndanme
y de arte me echaban por culpa del amor.
Clases otra vez
y de Aristóteles decía la verdad,
que la república no se ni cuando fue,
y yo te quiero no es sintagma nominal.
Solo aprendí a trompicones
que de una manera extraña
fueron los reyes de España,
una mancha de Borbones.
Y también aprendí
que en esta sociedad era de tonto estudiar
y malgastar la juventud.
Hasta que ya le dije,
"tu haz lo que quieras con tu tiempo"
cuando salgas de clase
te espero en mi calle que allí ya te
seguiré queriendo.



2do pasodoble la banda del capitan veneno final


¿Y ahora que hago contigo?
Tal como soplan los vientos,
ahora que lo que te lo digo
lo vas entendiendo un poquito mejor.
Ahora que te andan diciendo
eso de que tu eres libre
hazle caso a papa
que en esta sociedad eso es imposible.
Tu eres libre porque
los gobiernos existen y son los que mandan,
los gobiernos son todos
dioses y demonios,
divinos y humanos.
Que le dan al ciudadano
el poder soberano de un corte de manga.
Libre tu serás,
mientras te dure la ternura en cual andas tu,
mientras descubras el valor de la amistad
y sigas preso de tu amor de juventud.
Libre tu serás,
mientras las leyes no se escriban para ti,
mientras conserves tu minoría de edad
y hagas las cosas porque no y porque si.
Libre serás mientras los dueños
de tu risa e ilusiones
se fabriquen cada noche con tus máquinas del sueño.
Y a quien pregunte por tu plena libertad
tu dile que se te quedó dentro del vientre de mama,
igual que a todos los que estamos presos dentro de un Estado.
Y dentro de un Estado vida mía
dile que no somos libres,
que somos esclavos.



Dios hizo el mundo en seis días
no sé como está durando
que de esta obra sabía
que no cobraría ni ayudas ni ná
No pidió nada a la gente
el solamente lo hizo
pa que la Humanidad
se volviera a encontrar
como en el paraíso
Y en la bola de fuego
se puso a llorar
y apagó la candela
levantó cordilleras
desiertos de arena
montañas y valles
y volcó siete mares
allí donde ya no llegaba la Tierra
Y volvió a nacer
el mono sabio de la savia original
de la estirpe del Adán, Caín y Abel
y reventaron otra vez la Humanidad
Su generación
fundó la guerra, la codicia y la maldad
y en nombre de su puta civilización
hizo que aquí no se pudiera respirar
Y ahora se ponen de rodillas
preguntándole a la gente
pa que vote libremente
siete nuevas maravillas
La maravilla fue
la Tierra que creó
Dios o quién fuera el arquitecto que en las manos nos dejó
lo que esra civilización ha ido quemando y destruyendo
Como el cielo no exista
cuando no resista
la vida en la Tierra
solo habrá el infierno





Popurri la banda del capitán veneno

Mi tierra tiene un veneno que sale por carnaval,
y si te muerde mi tierra se te envenena la sangre.
No importa cuál sea tu barrio, tu escuela y tu catedral,
tu condición, tu bandera, tu religión o tu padre.
Misteriosa, lentamente y en silencio hace como la marea,
va encharcándote, llenándote lo más escondidito que te queda.
Te atraviesa hasta los clavos de los huesos sin permiso y con maldad,
se emborracha en las tabernas de tu alma y paga con tu libertad.
Y de pronto, tu vientre es un bombo,
tu boca, un platillo y tu pecho un estadio.
Tu garganta, un quejío, tu sangre, agua salá, tu espalda es un Nazareno.
Tu corazón, un capitán. Y tu capitán... Veneno.
Y cuando tienes el veneno tan dentro de ti,
sólo te queda volver a nacer o morir.
El mar, la mar, el mar de Cádiz es la pasión pura y primera
que a un gaditano cualquiera desde niño tantas veces
lo fascina, lo estremece, lo enloquece y lo envenena.
Descalzo frente al horizonte, correteando ante el Atlántico.
Investigando en las arenas, tirándose desde los puentes.
De la Victoria a la Caleta, alzando el puño en cada roca
bailando con cada sirena, de la Caleta a la Victoria.
Y haciendo lanzas con las cañas y atragantándose se sol y sal,
bendita el agua y su importancia que es el veneno de la mar.
Quwe es el veneno ...
Recuerdo que me contaron la historia de Jesucristo;
un rendentor, por lo visto, que por eso lo mataron.
Y con su muerte fundaron una religión que espanta,
pero que al pueblo acercaron en cada Semana Santa.
Y quién sería ese hombre que en la Plaza de Palillero,
vestido de Nazareno sobre un Calvario de flores,
la gente por los balcones, le derramaban saetas
como si fuera una fiesta en honor de los dioses.
Y en religioso respeto supe que por aplausos,
ese que iba en el paso era el alcalde perpetuo.
Coño, con el Nazareno, que me clavó en la retina
su gran corona de espinas como un divino veneno.
Nunca pierdo la esperanza porque el Estadio Carranza
desde niño me enseñó.
Que en ésta, mi segunda casa, la alegría siempre pasa
por la guasa y el por el gol.
Y oliendo a fresca y verde hierba aparecía por la izquierda
un mago de San Salvador.
Qué importa quién sea presidente y que se salve en promoción,
si más leal que su afición no habrá jamás tanta gente...
Me han dicho que el amarillo esta maldito...
Y tu boca un platillo y tu pecho un estadio...
Y no hemos venido a emborracharnos
y el resultado no nos da igual.
Pero el veneno más ladrón, que un día hasta mi corazón
se me clavó como una lanza,
me lo encontré en un callejón, haciendo chibiri-pon-pon
con un platillo, y un pellejo y una masa.
Mi novia que nunca se casa
ni conmigo ni con Dios, cuando la carita me vió
me dijo, ¿qué es lo que te pasa?,
y para mí lo levantó sola del suelo
y me lo reguindó a las alturas del cuello
diciéndome, este es mi amor, capitán...
Veneno, veneno...
Carnaval,
llévalo contigo y anda
que en la plaza hay una banda que se llama libertad.
Tengo que defender a mi tierra,
de lo que viene de dentro y de lo que viene de fuera,
la tengo que defender...
Y aunque en la vida me vaya, mi tierra,
la vida prefiero perder.
Por defenderla...
De las manos blancas, de las manos negras...
De los canallas, de los profetas.
De los alcaldes de playa que están enfermos de piedra...
ya no valen las murallas, las murallas tienen grietas
y penetran hasta el Falla... Versos de falsos poetas.
Por defenderla...
Bendito sea este veneno que me desató las manos,
haciéndome el hombre más libre
que se vende en gaditano, a su manera.
Bendito sea aunque la sangre me rebose en cada herida,
y en cada golpe de platillo deje un golpe de mi vida
carnavalera...
Nunca te diré, oh tierra mía volveré
porque el veneno me encadena y de tu vera no me voy.
Y como yo soy el capitán,
y este veneno es mi pasión,
el día que mi corazón llegue a su sílaba final,
la multiplicaré por un millón...
¡de Carnaval!.
Dicen que pueblo que canta, pueblo que espanta sus males.
Por eso a Cádiz le sale los males por la garganta.
Y hace una banda, que es esta banda ...
¡de carnavales!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada